Una iniciativa cultural muy original

A menudo nos lamentamos del escaso eco social que padecen las ofertas culturales y nos sorprende el mínimo volumen de la demanda. No cabe duda de que en tiempos de crisis, como los que sufrimos ahora, el consumo de productos culturales se resiente puesto que existen en las familias prioridades vitales y el gasto se vuelve harto selectivo. Ya se sabe: primum vivere, deinde philosophari. Al respecto, tampoco podemos olvidar las graves interferencias de la política cultural cuando adopta medidas que atacan frontalmente la socialización de estos alimentos del espíritu. El escandaloso incremento del IVA en cines y teatros es un ejemplo sangrante que, aparte de la más enérgica condena, no requiere mayores comentarios. Sin embargo, no es menos cierto que la oferta cultural a veces se enerva y adormece en su propia rutina, máxime cuando se trata de los productos estrella que pertenecen al gran patrimonio y que, justamente por su intríseca grandeza, sus gestores consideran que tiene garantizada la clientela. Nada más lejano de la realidad cuando constatamos el languidecimiento de muchos museos. Es por ello que iniciativas como la adoptada por el Rijksmuseum de Amsterdam resultan muy atractivas. La premisa de su reciente intervención es sencilla: si el público no acude al museo, llevemos el museo a la calle para estimular el apetito cultural de la sociedad. Con la finalidad de alcanzar semejante objetivo los administradores holandeses han diseñado una campaña de incuestionable impacto. Un obra emblemática de tan afamada pinacoteca, La Ronda Nocturna de Rembrandt cobró vida, de forma espectacular, en un conocido centro comercial de la ciudad y los casuales visitantes quedaron perplejos ante el singular y gratuito espectáculo -¡Viva el disfrute de la cultura sin costas!- que se les brindó. Vean si no aquí abajo la obra pictórica en cuestión:


 Y a acontinuación el soberbio montaje de marketing. Magnífico, sin duda:


Por cierto, muy a pelo de la experiencia precedente y en la misma línea, acabo de rememorar una entrada ya antigua sobre otro insólito y creativo fenómeno de "arte viviente" que, para los insaciables, vuelvo a enlazar desde esta página. Que lo disfruten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario