Libros, lecturas y tecnologías TIC

Fernando Trujillo escribe un interesante artículo en el portal educativo Educ@conTic y reflexiona sobre las consecuencias que está teniendo el impacto de las tecnologías de la comunicacioón y los recursos multimedia sobre el hábito lector de las nuevas generaciones. No obstante, antes de responder y proseguir con el hilo discursivo del texto, me parece apropiado ver este precioso vídeo que el autor inserta en su exposición:


Bello, ¿verdad? Mas prosigamos con el comentario que nos ocupa. El documento de Fernando Trujillo, pese a su amplitud, es más que interesante y en él, como se podrá constatar, el autor se posiciona a favor del uso de nuevos medios y soportes para una praxis tan antigua como la lectura, aunque la amplía a la producción creativa en general. Lo importante, pensamos, es leer y no tanto si realizar esa sublime operación sobre un libro de papel o a través de la pequeña pantalla de un e-book. Hasta ahí, de acuerdo. Cada uno que elija la opción más placentera y cómoda de acuerdo con sus gustos. Sin embargo, el autor va mucho más allá de una simple disquisición sobre las ventajas del soporte de la lectura para adentrarse en consideraciones mucho más profundas. Merece la pena sumergirse en el amplio repertorio de experiencias, recursos, aplicaciones y demás artilugios tecnológicos que Fernando nos expone en su excelente artículo puesto que nos sorprenderán. A través de ese recorrido constataremos algo que ya sabemos de sobra: la civilización contemporánea es un vórtice en frenética y apabullante transformación que modifica, queramos o no, nuestra concepción y percepción del mundo. Obviamente, el fenómeno también incide sobre la lectura, lo que es más importante, sobre la propia producción literaria. Un conocido escritor catalán afirmaba que aspiraba muy seriamente a convertirse en un escritor multimedia, y prolongaba la frase con ruda ironía, o "multimierda". Apartemos por un momento el sarcasmo del chascarrillo y reconozcamos una evidencia. Las múltiples herramientas web2.0 abren de forma insoslayable un universo inabarcable para potenciar la creatividad personal, la colaboración entre iguales (y entre diferentes), la creación de foros y plataformas para el debate, así como un conjunto de herramientas que, al margen de la intencionalidad mercantilista de la industria que las produce y nos las vende, no son, en sí mismas, ni buenas ni malas. dependerá del uso que le demos y la manera de instrumentarlas al servicio de nuestro desarrollo personal. El autor termina su reflexión con una pregunta retórica: ¿estimulan o entorpecen las TIC la lectura y la expresión textual? Como soy historiador, en vez de responder de forma categórica, a manera de respuesta formularé a su vez otra pregunta. Se imaginan ustedes en la Europa del siglo XVI una encuesta entre los humanistas en la que se pidiera a los estudiosos de la época una opinión sobre si la imprenta entorpecería la creatividad literaria. Yo tengo una respuesta clara ¿Y tú, amable lector?
Francisco Quintana

No hay comentarios:

Publicar un comentario